Total recorrido
Tiempo
Dificultad
Interés
7.100 m.
2 horas
Baja
Calles típicas, vistas panorámicas
y paisajes

Arroyo LimónLas nubes amenazan con la lluvia y el termómetro inusitadamente marca por debajo de los 10 grados.

Pero nos anima la belleza de la ruta. Tras partir de la Plaza Almijara ascendemos y tomamos calle Toledo, siempre tan hermosa y con sus rincones tan floridos; la Plaza de la Vendimia pasa inadvertida, quizás pensando en la cuesta que nos espera subiendo La Avenida de Nerja, Calle Tejaillos y el Camino de la Cruz del Monte, hasta el final de la urbanización que toma su nombre de la zona, pues pasaremos de los 632 metros de la plaza a los 802 de este último punto en poco más de 500 metros.

Los obligados descansos mientras ascendemos nos ayudan a contemplar las hermosas vistas de Cómpeta, de todo el Valle de Bentomíz y de la Sierra Tejeda. Hasta el final de la urbanización el camino está asfaltado. Tras el fuerte ascenso del camino que atraviesa Los Tejaillos, y el Carril de Circunvalación para llegar a la propia Cruz del Monte, ésta nos ofrece un descanso desde donde podemos contemplar los campos que se extienden hacia el Este y la sierra al Noreste y Norte.

En el lugar una pequeña construcción encierra una imagen de la Cruz y otra de la Virgen. Tradicionalmente los competeños hemos peregrinado hasta este lugar el día 3 de mayo con la finalidad de honrar el misterio de la vida que la hallamos siempre jalonada con la cruz particular de cada uno, y también pedir fuerzas y sabiduría para pasar por la vida que se enciende en mayo con alegría y esperanza. Aún hoy los mayores acostumbran a acercarse a este lugar para orar y entrar en contacto con la madre naturaleza.

Continuamos el ascenso hasta finalizarlo con la entrada en un carril de tierra que llanea rodeando Cómpeta hasta el campo de fútbol. Inmersos en la sierra el aroma a pino se confunde con el aire y el son de los pájaros que buscan un lugar donde pasar la noche que se presenta más fría que de costumbre. Nosotros rodeados de tanta vida no apercibimos el frío, quizás nos ayude también el calor de la marcha. Llegados al cruce del campo de futbol seguimos por el carril que inicia una ascensión imparable hasta los 1.040 metros del Collado de Huerta Grande, aunque nosotros tomaremos dirección Suroeste unos doscientos metros más arriba para descender de vuelta al pueblo.