Revisando los escritos de mi amigo encontré estos versos que, humildemente, comparto:

1A

Kovu es un perro.

Le puedes gritar,

o alagar,

acariciar su piel

y decirle luego que se vaya...

puedes decirle:

¡Perro,

que eres un perro...!

y al final

se acerca a tí,

¡y te dice,

-en su idioma-

que te quiere!

¡Quien fuera perro!

 

1B

Nosotros

¿los humanos?

vagamos dormidos

sin ver al otro

por los anchos caminos

de la tarde,

o la mañana,

...pero ciegos...

sin tener la vista,

la naturaleza

del perro.

Se llama Kovu

y debería ser hombre.

Cómpeta, 6 de junio de 2.010