Track GPS de las rutas

PostHeaderIcon Diario de Kovu

Domingo 8 de enero de 2.012. El desarrollo de la historia del lugar que me rodea me sigue acongojando. Esta madrugada he observado como un grupo de jóvenes merodeaban por las calles al clarear el día, sus voces y sus gritos descontrolados hicieron que mi reposo finalizara bruscamente: eran las siete de la mañana, mas o menos, y no me parecía normal el alboroto de la calle. Me pregunto qué es lo que mantenía a esas personas despiertas y desperdiciando la noche, hecha para descansar, y cambiando la naturaleza de la cosas.

La verdad es que no es la primera vez que experimento esta sensación. Me pregunto qué le pasa a los humanos que no tienen suficiente con el día para experinmentar la vida... o a lo mejor es otra cosa..., no lo sé,  pero lo presenciado me puso triste, aunque claro, yo soy un perro...

 

Ayer fue mi cumpleaños, imagino que ya lo sabéis todos los que seguís mi parco blog. Pues bien, como regalo de cumpleaños me evacuaron unas glándulas que según perece tenemos los perros en el ano (por no decir el culo) y eso me mantiene triste, cuando alguien te urga en el culo es chungo...suena a calcinoma... o a algo peor...

 

Revisando los escritos de mi amigo encontré estos versos que, humildemente, comparto:

1A

Kovu es un perro.

Le puedes gritar,

o alagar,

acariciar su piel

y decirle luego que se vaya...

puedes decirle:

¡Perro,

que eres un perro...!

y al final

se acerca a tí,

¡y te dice,

-en su idioma-

que te quiere!

¡Quien fuera perro!

 

1B

Nosotros

¿los humanos?

vagamos dormidos

sin ver al otro

por los anchos caminos

de la tarde,

o la mañana,

...pero ciegos...

sin tener la vista,

la naturaleza

del perro.

Se llama Kovu

y debería ser hombre.

Cómpeta, 6 de junio de 2.010

 

Mi amigo tenía un tesoro que guardaba cada día con toda ilusión, ya lloviera, hiciera frio o calor, el viento arrasara o la luz se hiciera oscuridad... siempre rodeaba de cariño y de fuerza su gran tesoro.

Pero un día, agobiado por el calor y la fiebre,  se durmió en un sueño largo que le hizo olvidar el gran valor de su tesoro y vino una pesadilla  y se llevó el tesoro de mi amigo que quedó angustiado y en soledad...

Mi amigo se pregunta por lo que puede hacer para recuperar su tesoro... Ya sé que esto son elucubraciones de un perro que acaba de cumplir 7 años; pero oye, dicen que somos los mejores amigos del hombre.

Si estás ahí, espero tu respuesta...

 

Vísperas de reyes. La tarde en que las ilusiones de los niños humanos son más fuertes acompañadas por la esperanza de un regalo en forma de juguete. Dia de mi cumpleaños... como ellos, los humanos, prefiero no pensar cuantos tengo... ¡la vida es ta corta, y sobre todo la mía que se multiplica por 7!

 

Hemos comenzado una nueva etapa, espero que mas fecunda que la anterior, soy Kovu, o su sombra, o lo que sea... pero hoy he estado disfrutando de la NATURALEZA, de la sierra, del calor, del frio, del viento, del oxígeno puro...lo qjue se dice disfrutando y he comprendido que ha veces es mejor la soledad, que se hace necesaria y así meditar los problemas de la vida y, desde las alturas, verlos más claros y amplios... y es lo que he hecho mientras recorria la ruta de la Atalaya.

 

KovuLlevo muchos días con ganas de aprovechar este espacio que me han ofrecido para comunicar a todos los “seres superiores” las inquietudes, ideas, deseos y demás “cosas” que se les suponen a los humanos.

Si miráis bien la foto soy un perro. Por no tener no tengo ni raza (al menos que yo sepa); no conozco a mi padre; y a mi madre, según oí a “mis criados”,  he intentado seducirla pero no estaba en forma y casi me deja sin un trozo de mi extensión.

Tendré tiempo a lo largo de este blog de manifestar todo lo referente a mi existencia desde el principio de mis días; pero todo con calma, no vayamos a caer en el mismo error que los hombres,  que siempre están con prisas, y así les va…

Aceptaré críticas, comentarios, sugerencias y otras cosas asumibles, como hacen los hombres, pero no más.

 

Hoy es uno de esos días grises que deseas que no hubieran amanecido.

Todo sale mal... donde pensabas salir a dar un paseo te encuentras solo en la canasta (¡como se parece la canasta al útero materno!); donde ansías comer un poco de pollo, te encuentras el tarrete lleno de comida "de gato"; marcas una esquina de la casa para afirmar tu identidad y tu dominio y te das con la escoba...

Lo dicho algunos días es que son grises, sin más,... y como te cabrees se tornan negros, lo que es peor.

 

La prima Vera me ha traido un regalo envuelto en papel pinocho... lo que se dice un poco arrugado. Durante tres horas he recorrido la ruta que rodea la Gaviarra, he disfrutado de inmensos paisajes, a la par que ascendiamos por los cerros el paisaje se abría majestuoso, inmenso, lleno de vida, y al fondo el mar, mar Mediterràneo, dulce planicie que derrama vida en sus brazos abiertos... (Me parece que me estoy poniendo un poco poético, será mejor cambiar el discurso).

Lo dicho, la Gaviarra es una ruta deliciosa que nos permite dirigir la meada hacia la Almijara o hacia la Tejeda con un paisaje inmenso y abierto a cualquiera de las sierras, pero tiene una herida abierta por la loma por la que llora, despacio, la sierra.

Y me callo, porque los perros no lloran...

 

Hoy es el segundo día. Tras anochecer me largan al "terrao" y yo me quedo solo en mi canasta con mis fantasmas perrunos, que afortunadamente no son como los de los humanos, los míos son aceptables e incluso cariñosos si los tomas por el lado bueno.

He visto humanos llenos de complejos, por ejemplo cuando en una discusión alguien no les da la razón y se enfrascan en un griterio sin fin... eso de que alguien sobresalga sobre él parece que les resulta insoportable, llegan incluso a retirarse la palabra y el trato; deberían aprender de nosotros: un par de bocados, tres gruñidos y poco más... al rato todo está zanjado y parece como si no hubiera pasado nada.

Las peleas de los humanos, algunas al menos, son para toda la vida... El complejo de que nadie te quiere es muy malo.

Pero yo, en mi canasta, ande yo caliente y ríase la gente, como decía el poeta ese retorcido que tan bien escribía. Lo dicho, los complejos mejor hacer con ellos lo que yo cuando me sobra la comida, los entierras y listo.

 
EL  ZORRO PROMETE ACTUAR

Kovu el Zorro

 

Martes. Fuera llueve copiosamente. Mis amigos fueron a no se donde y me dejaron "tirado" en la canasta, como siempre que se van...

Pero yo digo como los agricultores, por mi que llueva, así no tengo que regar; aquí dentro se está muy bien: seco, caliente, alimentado, ...

Por cierto, después de haber recibido ciertas quejas sobre mi vocabulario, prometo usar palabras que sean "biensonantes", por ejemplo en lugar de "cagada" usará el sinonimo "caca", y en lugar de "mear" haré "pipi".

El pasado sábado disfruté de lo lindo correteando por la sierra, ¡qué maravilla!, ¡el cielo abierto, el aire inmenso, el agua juguetona, las flores abiertas y hermosas, los animales en su habitat, (como yo), el camino abierto y llano...!

¡Ya sueño con la próxima salida!

 

Hoy es el día del sol...bueno, domingo, para usar la terminología de mis amigos. Ha sido un día que podriamos llamar "cojonudo", perfecto, maravilloso, magnifico, inconmensurable... solo le ha faltado el encuentro amistoso-enamorado con una especimen -femenina-... pero eso es tan dicifil en los tiempos que corren que podríamos decir que es como un sueño.

Bueno lo que quiero decir es que hoy he estado en el campo, he respirado el aire limpio de la naturaleza, he contemplado el sol empeñado en calentar la fría corteza de la tierra, he visto las "plimillas" otear en busca de una reptil que les sirva de alimento, he aguantado a mi amigo intentando tomar una foto "premio pulitzer", ...¡me lo he pasado de perros!.

El único inconveniente ha sido la visita de un perro cercano a la familia y que me ha obligado a gastar las reservas de orina marcando el territorio del que soy soberano...y algun gruñido de más...

Por cierto, proximamente, (imagino) mi amigo subirá las fotos que ha tomado de mi...

Farfolla los llamo yo.

 

¡Que me gustan los fines de semana!, cada vez me parezco más a los humanos... llega el "finde" y con él mis amigos más íntimos y la posibilidad de ir al campo y disfrutar del aire puro, del paisaje, de las plantas, los otros animales...lo dicho ¡que vivan los "findes"!

Hoy he estado tres horas disfrutando del aire de Montealegre mientras mi amigo labraba la tierra... ¡esto si que es vida y no la semana que me he pegado "to encogío" o debajo de la mesa camilla por tal de huir del dichoso frío...!

¡Que viva la vida libre y los fines de semana que tocan ir al campo!

Po otro lado eso de mover la tierra no lo entiendo demasiado... yo la muevo para guardar comida que me sobre, para mostrar mi autoridad, ocultar una cagada, o esas cosas importantes... pero no acabo de entender eso que hace mi amigo y que llama cavar... ¡el sabrá! A mi me encanta que lo haga siempre que me lleve a mi... (interesado que es uno...) 

 
Más artículos...