Track GPS de las rutas

PostHeaderIcon Diario de Kovu

Hoy es un día gélido, quizás por eso he tenido tiempo de sentarme a escribir algo en este blog que casi caduca de no usarlo.

Por cierto, los canes tambíen nos expresamos de muy diversas formas, más incluso que vosotros los humanos que algunas veces parece que nada más sabéis gritar y gesticular con las patas delanteras, como si con eso lleváseis más razón o fueramos a prestaros más atención, ¡que equivocados estáis!; con eso lo más que conseguís es asustar a algún que otro animal (incluidos los de vuestra especie).

Bueno como decía es un día frío, con malasombra y bastante "jodío" porque así ¿quien sale a la calle a echar una meadita?... luego se congela el chorro y vaya usted a saber lo que le sigue..., me aguanto hasta mañana.

 

 

¡Vaya mes de noviembre, menos mal que casi se ha ido a tomar... otro año!

¡Llevo no se cuántos días sin poder casi salir como Dios manda!. Para amigos así, casi mejor tener enemigos!!!!  (Es un decir). Pero lo cierto es que llevo un montón de días sólo, o casi sólo esperando la visita de alguien... mis amigos desaparecen varios días y menos mal que la vecina de arriba los sustituye...pero esto descontrola a cualquiera... ¡y luego no quieren que me mee en el salón!, entonces ¿cómo les digo que estoy harto de tanto disloque si hablando normal no me entienden?

Me meo y les sienta mal... ¿ no pueden comprender que a mi me sienta peor tanta soledad ?, ¿entonces para qué los elegí como amigos para toda la vida?...O esto se arregla,  o voy a tener que mearme en todos los rincones de la casa, ¡a ver si se enteran de quien manda aquí!

Por lo demás tengo ya mono de sierra, de campo, ... y de perra!

 

Hoy estoy cabreado. Me parece que mis amigos no comprenden la necesidad que tengo de relacionarme con el aire, las plantas, los animales, el cielo, el paisaje...¡No todo se reduce a sexo!.

Cuando el celo me aprisiona no me suelen dejar porque me pierdo siguiendo mis instintos, (y es natural, y yo se que lo comprenden y la mayoría de las veces me ayudan), pero no siempre mis instintos me llevan al sexo; en la mayoría de los casos lo que persigue cualquier perro es la comunion con la naturaleza que le rodea, sea humana o no; disfrutar de una tarde, sea la estación que sea, es una gozada, me pregunto porqué no iran todos al campo, o a la sierra, o al mar, cada tarde, cada mañana, ¡todos los días!, a disfrutar de los regalos de Dios.

Esto tengo que solucionarlo, evitaría muchas depresiones y muchas peleas entre ellos.

Yo me he peleado por un buen hueso, por dominar un territorio, o por una buena perra... pero nunca por quien manejaba el mando de la televisión, por ejemplo... Sí, lo tengo que solucionar.

 

Hoy es uno de esos días que sueñas con algo que te hace ilusión, por ejemplo salir a la  calle a echar una meada, y nada de lo que haces te facilita la realización del sueño... miro a uno y nada, miro a una y menos aún...¡cuánto daría yo por tener en la casa a algunos de los otros amigos más jóvenes!.

Pero la vida, y sobre todo la de los perros, es así... Hay que aceptarla como viene, ¡menos mal que mañana es viernes y vienen los otros, con los que yo me entiendo mejor!. ¡Hay que ver que los humanos me han pegado las ansias por el "finde"!...

 

 
Hoy es un lunes frío y ventoso. Hay dias de otoño que son así, y no puedo hacer nada, el balcon es demasiado frío, la terraza muy ventosa, la estufa de la mesa camilla está apagada... no se donde meterme, ¡y a esto llaman "vida de perro"!
 

Hoy estoy contento, por eso continuaré mi biografía en otra ocasión, hoy hablaré de la tarde.

El aire de la tarde ha llenado mis pulmones de oxigeno puro y ha limpiado el polvo que aspiro cada día debido a mi condición de perro, he corrido los caminos del campo, he marcado todos los puntos estratégicos del cortijo y del camino que a él lleva... y hasta me ha emocionado el aroma a perra que exhalaba una de las hierbas del carril; cuando estaba dispuesto a correr tras sus huellas cortaron en seco mis intenciones ( me refiero a mis amigos, claro) y me he tenido que conformar con tomar el aire, correr, ver la puesta de sol, por cierto,  son magníficas, en este tiempo el sol casi se pone por el mar y colorea de rojo todo el horizonte y el aire de otoño limpia el aire y pacifica los espíritus.

La verdad, yo no sé si mis amigos apreciaran tanta belleza natural que rodea las tardes que vamos al campo, yo me emociono y me imagino una vida recostado por estos lares, vida de reyes, sería.

En fin, tengo ganas de tumbarme un rato en mi canasta, así que me voy a reflexionar sobre la experiencia mística de hoy,¡de verdad que estoy contento!. (Por cierto, el lugar donde vamos al campo se llama "Montealegre", ¿no es interesante?).

 

 

 Para dar a conocer mi auténtica historia me gustaría comenzar por el principio, el problema es la memoria, que en nosotros es menos permanente que en los humanos... por eso contar todos los acontecimientos según fueron acaeciendo resultará bastante complicado, y además poco fiable, pero intentaré hacerlo... , total, como hacen y dicen todos. 

 Según oí a mis amigos (a partir de ahora nombraré así a los humanos que conviven conmigo permanente) nací un 5 de enero de 2005, cuando por el lugar donde vivía mi madre, una perra preciosa, pasaban los humanos celebrando con algarabía una fiesta que llaman “cabalgata de los Reyes Magos”.