Total
recorrido
Tiempo
Dificultad
Interés
4.000 m.
1 hora
Baja
Ermitas, vistas panorámicas,
Valle de Bentomiz

Arroyo Limón Con la "escusa" de visitar las ermitas esta ruta recorre el pueblo horizontalmente y lleva a varios miradores desde los que se disfruta de unas vistas panorámicas del pueblo y del valle que impresionan por su belleza agreste y blanca.

La iniciamos en la misma Plaza Almijara (La Plaza) donde la Iglesia Parroquial Nuestra Señora de la Asunción, del siglo XVI con cubierta y artesonado mudéjar, es el primero de los edificios religiosos que visitaremos, también sea tal vez el único que podamos visitar en su interior.
Junto al edificio en sí son muy interesantes los dos frescos de Paco Hernández, el mas moderno en el Altar Mayor, dedicado a la Virgen de la Asunción, titular de la parroquia que fue erigida por la Reina Isabel la Católica el 25 de mayo de 1.505, aunque su ubicación física parece que no fue en este edificio. El otro mural representa el Bautismo de Jesús en el Jordán, pintado en la década de los 60, y ocupa la pared principal de Baptisterio, recientemente reformado con motivo del V Centenario de la parroquia y del Año Santo Jubilar celebrado con el mismo motivo y de los que hablaremos en su sección correspondiente.

Completan la visita la contemplación de la diversidad de la imaginería que rodea la nave central. Atravesamos la Plaza Pantaleon Romero (la "Plaza de Abajo") y pasearemos por Calle Paco Hernandez, antes Calle Sevilla, de estrecho y blanco diseño; cruzamos el Barranco Pérez ("El Arroyo") desde donde se divisan a la izquierda y hacia el cielo asomadas las casas de Calle Andalucía, curiosas y sin vértigo; ya en Calle San Sebastian retomamos las estrechez y la blancura moteada de rojos, azules, rosas... a su mediación, a la derecha las casas de la parte este del pueblo, y hasta la torre de la iglesia aparecen expectantes y curiosas.

Tras dejar atrás la intercesión de Calle Horno nos encontramos con la Ermita de San Cayetano, más bien una capilla que alberga al santo y que solo se puede visitar desde la propia calle. Al final de y antes de tomar la Avenida de Torrox hacia la izquierda, haciéndose un solo cuerpo con el cementerio se encuentra la Ermita de San Sebastian, lugar donde se encuentra la imagen más antigua del patrón de Cómpeta; también se cree que fue esta ermita el templo parroquial originario ya que se encuentra en la parte alta de lo que fuera el casco antiguo de la población. Normalmente está cerrada por lo que si queremos visitarla hemos de acudir un 20 de enero.

Recorrer la Avenida de Torrox en dirección al centro es una delicia ya que nos permite contemplar inmejorables vistas de Cómpeta, la Sierra Tejeda y el Cerro del Cenacho que se erige como eterno guardian de los lugareños; al final, en la Plaza de la Vendimia existe una reciente capilla dedidaca a San Isidro Labrador. Mirando el lagar que hay en la plaza, a la derecha la Avenida de Nerja nos conducirá hasta la Plaza del Carmen donde una nueva capilla, también reciente, es dedicada a la Virgen que da nombre a la plaza. En nuestro recorrido hemos ascendido más de ochenta metros sobre el nivel del mar; ahora nos toca bajarlos. Para ello nos dirigimos por la Avenida de Canillas hasta una de las ermitas más antiguas del lugar, la dedicada a San Antón.

Mientras bajamos nuevamente se nos ofrece el paisaje con el Mediterráneo al fondo, verde, exuberante, amable. La de San Antón es una ermita que como todas, en su origen, se encontraba en las afueras del pueblo, lugar de peregrinación y romerías. Cada 17 de enero, festividad del titular, los lugareños traían al templo sus animales, entonces no eran mascotas, sino animales para el trabajo agrícola o de granja y eran allí eran bendecidos. De este rito y las costumbres en torno a él hablaremos en su sección. La vuelta a La Plaza es un paseo llano que nos invita a contemplar la que durante años fue la arteria principal del pueblo.