Por la situación geográfica todo parecía indicar que el nacimiento de Cómpeta como localidad era fruto de los progresivos asentamientos musulmanes que se produjeron a partir del 711 aprovechando la debilidad de los visigodos. Esto
significaría que Cómpeta era en su origen, como mucho en cuanto a su antigüedad, un asentamiento árabe. Esta es la opinión de algunos de los autores consultados.

Internet ha abierto el campo a los que estamos lejos de las bibliotecas, pinacotecas, archivos históricos...y buceando en la búsqueda del nombre de Cómpeta me encontré en la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes con el siguiente párrafo perteneciente al libro "Guerra de Granada" de Diego Hurtado de Mendoza referido a Antonio de Luna: 

"Salió de Antequera con esta gente, mas con poco trabajo, escaramuzando a veces, unas con ventaja suya, otras de los moros, comenzó un fuerte en Competa, legua y media de Frexiliana, lugar que fue donde antiguamente se juntaban de la
comarca en una feria, y por esto le llamaban los romanos Compita, agora piedras y cimientos viejos, como quedaron muchos en el reino de Granada..."

Lo anterior, publicado en 1.627 fue escrito en los años 1.568-1.570 y al contrario que ahora, los historiadores vivían sobre el terreno los acontecimientos, y al parecer Diego Hurtado lucho junto al Marqués de Mondéjar con los ejércitos de Castilla en sus campañas contra los moriscos, como el mismo dice en el inicio del Libro I, lo que le habría facilitado un conocimiento de la zona y los lugares de primera mano.

En mi formación estudié el bachiller de letras lo que me facilitó un conocimiento del latín, pobre desgraciadamente, pero suficiente para declinar compita-orum. Su significado es cruce de caminos, encrucijada; los romanos denominaban con estos términos a los lugares donde solían celebrar las fiestas llamadas "Compitalias" (a las que dedicaremos un capítulo más adelante) en honor de los "Lares Compitales", dioses encargados de custodiar las encrucijadas. En Italia, en la región de Umbría, existe una localidad con este nombre. 

Según todas las tradiciones, el casco antiguo de Cómpeta estaba ubicado en lo que hoy conocemos como El Barrio; sería un grupo pequeño de viviendas construidas a lo largo de un arroyo (de nombre Arroyo Lara; Lara era una ninfa de la mitología romana, -famosa por su charlatanería- y madre junto con el dios Mercurio de los "lares" a los que nos hemos referido en el párrafo anterior) en cuya cabecera se encuentra El Portichuelo, cruce de caminos y lugar de referencia. Allí los caminos que unen las Alpujarras con la Axarquía, y la costa y Vélez con Granada, se cruzan, en latín ese lugar se llamaría "Compita". 

Así pues podemos decir que Cómpeta en su origen fue un asentamiento romano, o al menos un lugar frecuentado por ellos donde celebraban una feria, palabra que define el diccionario como "mercado de mayor importancia que el común en paraje público y días señalados". Según parece, las compitalias se celebraban en torno a las saturnales, sobre el mes de diciembre y el solsticio de invierno. 

No sabemos si aprovechaban la fiesta para realizar las transacciones comerciales o al revés.

No hay otro dato que nos hable sobre el origen de Cómpeta. Ni escrito, ni restos arqueológicos, ni tradición oral...

Esperamos que la fuente que Diego Hurtado tuvo para afirmar lo escrito más arriba, era fidedigna y presumimos que
la toponimia confirma nuestra reflexión respecto a ello.