Track GPS de las rutas

PostHeaderIcon Poesía

De tarde en tarde,
tras de los meses,
acudo a esta calle
esperando que pases...
 
Sueño que sueñas
historias amables
que no rechaces;
 
a veces
siento que vienes,
que te quedas como antes,
que mis pasos quieres...
 
de tarde en tarde.
 
Cómpeta, 27 mayo 2.012
 
 
Oir tus voces,
seguir tus pasos,
soñar tus sueños...
aunque sea
de tarde en tarde.
 
Cómpeta, 27 mayo 2.012
 
No cesa.
 
El aullido
no cesa.
 
Vive agazapado,
siempre en espera
para abrumar
con su rugido.
 
A la mañana,
al mediodía,
a la tarde,
cuando la noche...
 
¡Siempre acecha,
siempre grita!
 
¡Cómo anhelo
que todo pase,
que la espera
no se convierta
en el propio aullido
 
Cómpeta, 23 julio 2.012
 
 
 
Por el camino,
llanto y fuego,
los reclutas sudan
por no serlo.
 
Una nube de polvo
levantan sus pies del suelo,
y un mar de sombras oculta
su amargo silencio.
 
¡Que no, que no quieren,
nunca quisieron serlo!
 
Por el camino,
bajo un sol de fuego,
los reclutas lloran
su amargo silencio;
 
una nube de polvo
oculta el cielo,
y también oculta
sus ansias de vuelo...
 
por el camino imbécil,
triste y seco.
 
(En Araca, (Alava), a las tres de la tarde, en medio de una marcha, el 25 de julio de 1.979)
 
 
¡Miradla!
 
Ayer, lozana y altiva,
llena de vida
y color,
orgullosa de alegrar la sierra
con su presencia,
con su suave cuerpo
desnudo y frágil...
 
¡Miradla hoy!
Abatida y moribunda...
destrozados sus pétalos...
con el olor de la muerte
en su cuerpo...
 
¡Mirad a toda la llanura
herida de muerte!
 
¿Es que no oís sus llantos
amargos,
hombres de la guerra?
 
¡Cesad el fuego,
cesad vuestras ansias de savia!
 
¡Cesad esta guerra,
absurda y fiera,
contra la naturaleza!
 
(En medio de unas maniobras con fuego real durante la "mili", tras contemplar el paisaje desolado en comparacion con el día de nuestra llegada, en la Sierra de Urbasa, a 23 de mayo de 1.980)
 
Yo quiero ser el obrero
que siembre tus campos,
labrador esclavo
de tu tierra y tu cielo.
 
Quiero germinar en tu tierra:
ser semilla y labrador,
espiga,  y segador
que trabaje tus eras.
 
Pasaran los años
la lluvia y el viento;
pasara el silencio
arrastrando
su inmenso cuerpo
por todos los campos:
 
¡Yo seguiré de obrero
en tus eras, trabajando!
 
Morirán los versos
y los halagos;
morirá el silencio…
…y con los años
seremos viejos:
 
¡yo seré el obrero
que te siga amando!
 
 Málaga, noviembre 1978
 
Hace un rato te dije:
 
"¡Lllevate las llaves!"
 
Tal vez
lo dije con ira.
 
Asomado a la terraza
las olas repiten:
"¡Que no se las lleve!"
 
Las olas saben
de amores eternos,
y de otros
que duran menos;
el mar
se pierde en el horizonte
y por eso sabe qué esconde.
 
Yo no.
 
Por eso, tal vez,
cegado por la ira
te lo dije,
y me arrepiento:
 
¡Deja las llaves,
no te las lleves
que yo te espero;
vuelve cuando quieras
que estaré despierto!
 
La Herradura, 13 Julio 2.012
 
 
Ayer tarde estuve,
solitaria y con miedo,
en la encrucijada
donde tantas veces
el silencio
fue como una nube
que nuestro amor arropaba;
 
tenía ansias de verte,
de asir tu mano
y alegre saltar
hasta la cumbre...
 
Pero no viniste;
sola estaba,
y amarga
la encrucijada aquélla
en que otros días
tus amores disfrutaba.
 
¿A donde fuiste
amado?
 
¿Por qué con tanto empeño
ocultas tu rostro
a mis ojos que esperan
descansar con la vista
de tu figura
y tu presencia?
 
¡Cura este dolor
que mi vida supura!
 
¡Ven escudo,
espada, consuelo
armadura y espejo
que defiende del mundo!
 
¡Ven amado mío,
a nuestra encrucijada,
aquélla donde el frío
congela los dolores...
 
indícame el camino
en que viva el ser amada
y me llenen tus amores!.
 
Cómpeta 10 junio 2.012
 
 
 
Caminos de la tarde,
amplios y oscuros;
caminos que seducen
y engañan siempre;
 
caminos que prometen
la luz de la mañana,
 
pero sólo llevan
a las sombras
de  la noche.
 
Caminos de la tarde,
anchos y claros,
caminos que enamoran...
 
caminos amplios
que al vagar por ellos
se tornan estrechos,
angostos y duros;
 
caminos serios
que sólo llevan
a la oscura noche.
 
Caminos tiene la vida.
 
¿Cómo saber
escogerlos?
 
Cómpeta, 17 mayo 2.012
 
El frio de la tarde
repunta las ideas
y las ganas congela.
 
Hay tardes
que parecen mañanas;
y dias largos
y frios,
que parecen noches
amplias y oscuras..
 
El frio de la tarde
repunta las ideas!
 
 Competa, 17 de febrero de 2012
 
Las ideas se derriten
bajo el sol
de junio;
los proyectos,
las buenas intenciones
desaparecen ráudas
bajo su influjo...
 
Pero yo me quedo.
 
Espero las últimas lluvias,
o las primeras tormentas,
yo me quedo
esperando el agua...
 
Cómpeta, 6 junio 2011
 
Jubilarme...
 
Dejar estas cosas,
que son mi lastre,
a las que ando atado
sin poder solarme.
 
Andar por los senderos
que van
 a otras cosas,
que no te exigen atarte
como siervo pobre
y como esclavo...
 
Jubilarme
de las cadenas ilusorias
de estas cosas
a las que vivo atado...
 
¡Dejar el lastre!
 
Cómpeta, 25 octubre 2.012
 
Arrastraré mis labios
por tu cuerpo.
Tus aguas
saciaran mi sed.
Tras cada sorbo
flotará en tu piel
mi "te quiero".
Y tu río,
y tus aguas,
vibrarán alegres.
Retiraré
las arenas de tu orilla,
los juncos y las adelfas;
sólo quedará tu río
de aguas cristalinas
y mis labios sedientos.
 
Málaga, 19 de marzo de 1.979
 
Estan vendiendo en la plaza
trozos de Luna blanca:
 
¡Vamos madre a la plaza,
vamos madre a comprarla!
 
Nos haremos con sus alas
unas guapas enaguas,
y con sus manos anchas
dos grandes toallas.
 
Siempre tendremos en casa
una luz como de plata,
y reiremos con el agua
con los niños y las ranas...
 
¡Vamos madre a la plaza,
vamos madre que se acaba!
 
Irún, 29 de abril de 1.980
 
 
Se acerca la tarde.
 
Su manto monótono
y helado viene con ella.
Las niñas, frioleras,
ya no juegan.
 
Esta sola, sola
y triste, muy triste la calle.
 
En un rincón, helados,
se besan dos amantes.
 
Se acerca triste
y monótona la tarde.
El frío de sus inviernos,
nunca fue amable.
 
El sendero,  no resiste
y casi cae, cae, cae.
 
En un rincón, eufóricos
se besan dos amantes.
 
Está casi sola, casi,
y triste, muy triste, la calle.
 
Llegó con su manto helado
la tarde,
llegó con su lluvia
y su frío en la calle;
con su soledad
que nunca fue amable.
 
En un rincón, histéricos,
se aman dos amantes.
 
Llegó la tarde.
 
Y nada más llegar, cae.
 

Málaga, 19 marzo 1979

 
Miércoles.
 
La vida breve
tiene tan largos
sufrimientos
que parecen
eternos.
 
Mañana jueves.
 
¿Traerá silencio?
¿Vendrá cargado
de dulces sueños,
de amplios besos...
o serán amargos?
 
¿Quien sabe?
 
Hoy
¡sólo es miércoles!
 
Cómpeta, 12 de septiembre de 2012
 
Cae la tarde.
 
El sol derrite
lentamente todas las ideas,
menos una:
 
¡Hoy juega España!
 
Pero el sol,
infernalmente bochornoso,
derrite en sus brazos
toda esperanza...
 
se fue mayo...
 
tambien junio se irá...
 
y todo, como antes, seguirá...
 
¡igual!
 
Còmpeta, 10 junio 2.012
 
 
Quiero ser
la luna de tus sueños;
baranda que sostiene
tus largos paseos;
la seguridad firme
de tu suelo:
 
Hoy quiero ser
la voz de tu silencio.
 
Cómpeta, 24 septiembre 2.003
 
¿Dónde está la luz,
precisa y clara,
que tantos días
mi senda iluminaba?
 
¿Dónde estas, amado,
que mi alma enamorabas
cuando placentera
dormía en tu regazo?
 
¿Por qué permites ahora
ésta oscura senda,
llena de luchas
y engaños,
de zarzas y alimañas
que destrozan mis armas?
 
¿Dónde escondes
tu morada,
la puerta que abre
la senda de tu casa?
 
¡Enciende ya la luz
que ilumine
mis pasos,
mira que me caigo...
y sóla no puedo
levantarme luego;
no permitas que pierda
tus abrazos,
el dulzor de tus besos,
las caricias
de tus manos!
 
¿Dóndes estás amado?
 
¡Que mi alma
te anhela, y llora
la ausencia de tus cantos!
 
¡Devuélveme
a tu casa!
 
¡Demasiado es el tiempo
que estuve alejada!
 
Cómpeta, 17 mayo 2012
 
Se lo dije a la cara
cuando la vi serena
inundar la plaza:
 
¡Ni juntas las estrellas
tu claridad alcanzan!
 
¡Sí que se lo dije!,
 
y se lo dije a la cara,
ahora si puedes, ¿dime
donde vas tan de mañana,
-tan guapa como siempre-
con tus enaguas blancas
encalando la piel
de toda la plaza?
 
Voy, me dijo,
a mi casa
cruzando el silencio
que llena el alba.
 
Cómpeta, 6 septiembre 2003
 
Te siento cerca,
dentro de mis entrañas.
 
Los años, largos,
surcaron nuestra vida,
moldearon las almas
que cubren nuestra existencia.
 
¡Te siento tan cerca!
 
Cómpeta, 10 julio 2011