Track GPS de las rutas

PostHeaderIcon Poesía

La tarde se va
y con ella el día
y la Navidad...
 
La tarde se va
y con ella Inés...
 
La tarde se va
y queda en ella viva
la esperanza de Israel...
 
La tarde se va,
espero que con ella
también se vaya
la necedad...
 
La tarde se va,
quedamos nosotros
y poco más.
 
Cómpeta, 8-enero de 2012
 
Más de un año.
Un año largo.
Vino un verano
caluroso y ancho,
meses amargos
de sufrimientos pardos,
meses amplios
de aullidos y llantos.
Más de un año
en silencio caminando,
cuando tantos clamaron
lo que mis versos callaron;
mi madre "se fue
a otros pagos,
me dice mi fe
que son más amplios".
Más de un año.
Un año largo.
Lleno de silencio
soledad y llantos.

Cómpeta, 10 de julio de 2011

 
¡Largas horas,
largos días...
que precisan
la vida vieja!
...Y de pronto,
en la larga espera,
aparece luminosa
la luz de Tu camino
que hace corta
la larga espera
de la vida vieja!
... Y la hace vida
 
Cómpeta, 30 mayo 2010
 
Caminos del mundo
que conducen, siempre,
a la guerra.
Hay caminos
que no son del mundo.
 
Cómpeta, 30-agosto-2.005
 
Mayo
se va.
Uno tras otro
fueron cayendo
sus días
sin pausa…
Y hoy
casi se ha ido;
al atardecer
parece como un soplo,
como si no hubiese sido…
¡Vigoroso mayo
que no ha existido!
 
Cómpeta, 28-mayo-2.010
 
Te lo dije al oído,
tus ojos sonrieron;
y fuimos paseando
por los caminos del cielo.
Sonreían tus ojos
mientras el eco
lo decía:
¡Te quiero!
 
Cómpeta, 24-noviembre-2.003
 
Alumbra, niña,
la vereda estrecha,
no apagues la luz
que abre la puerta…
Mira, que de lejos
sus pasos acerca,
cansados del sol
y de la tierra;
hartos de morir
en esta guerra,
de sufrir sus tiros;
y la miseria
de perder una a una
todas sus cepas.
¡Alumbra niña
la vereda,
ensancha su cuerpo,
abre sus puertas,
que un labrador
regresa por ella!
 
Cómpeta, 27-noviembre-2.008
 
Sentado.
En la esquina de la vida
se ha sentado.
Muere viendo pasar
los días, los años;
vive en silencio
el viento de la tarde
que mueve sin cesar
las hojas de la vida.
Sentado.
Mirando al fondo
de ningún paisaje
muere en silencio;
y nadie lo sabe.
 
Cómpeta, 11-junio-2.007
 
¿Dónde escondes la fe
que antaño regalabas
y que yo, pobre e iluso,
rechazaba.?
¿Dónde la mano
que siempre me ofrecías
para andar por el  camino
que a mis pasos abrías.?
¿Dónde está la paz
que regalaba
tu amable compañía,
esa que yo rechazaba
por andar por otra vía.?
La tarde viene,
y tras ella la noche
con su luz oscura…
¿Dónde está la luz
que la noche alumbra?
 
Cómpeta, 14-septiembre-2004
Festividad de la Exaltación de la Santa Cruz
 
La mar, serena,
a lo lejos.
La sierra, tranquila,
a lo lejos.
Los perros,  ladran
a lo lejos...
como los sueños
que ráudos se van:
unos a la sierra,
otros a la mar,
otros los perros
los entierran
para luego
irlos a buscar.

Cómpeta, 25 de junio de 2.010

 

 
A lo lejos
el mar
y el cielo
se confunden...
La vida
y la muerte
suelen andar
por el mismo suelo...
Aunque se confundan
a lo lejos,
como casi siempre,
el mar
y el cielo.
 
Cómpeta, 6 junio 2010
 
El día derrama
lentamente
sus minutos
envueltos en calor.
 
Agosto avanza
surcando ríos
dulces y dorados
hasta llegar a la plaza.
 
En ella
espera ella.
Ella es luz,
como el día;
 
y fuego alentador,
y rayo de plata
envuelto
en fresco de jazmín.
Cómpeta, 7-agosto-2.006
 
El día,
el mismo.
La mañana,
como la de hoy.
Las esperanzas,
como las de entonces.
La niña,
¡es ya una mujer!
 
Cómpeta, 7-agosto-2.004
 

Quieta. La tarde

apaga su luz

dorada.

En Poniente.

Al Levante

la luna,  de azul,

viste de plata

el traje sin luz

que el sol se quita.

Quieta.

La tarde se muere

quieta.

Quieta nace

la noche,

dorada a un lado

al otro de plata.

 

Cómpeta, 31-agosto-2.010

 
Lentamente la plaza
se llena de mil palabras
que la torre asume
sin intentar apagarlas;
-menos la fuente-
que en el bullicio calla
y para mejor oírlas
casi nunca habla.
Pero, ¡ay!, ¡Cómo gritan
las motos que pasan
inundando de estruendo
la paz de plaza!
 
Cómpeta, 28-agosto-2.003
 
¡Cómo gritan
las malvadas!
 
Cómpeta, 6-septiembre-2.003
 
Por la sierra cabalga
flotando en el silencio;
sus enaguas blancas
iluminan el sendero.
Por la sierra Almijara
que sube hasta el cielo
la Luna baja
por el Lucero,
y despacio se derrama
abriendo
con sus rayos
caminos para el pueblo;
rayos de nacar
caminos de plata.
Por la sierra ancha,
el camino estrecho,
la luna blanca,
azul el cielo.
 
Cómpeta, 27-noviembre-2.008
 
Tras mi ventana
el sol deslumbra
los rincones de la plaza
que aún duermen
la penumbra.
Frente a la casa
el aire sostiene,
inquieta e inunda
la luz del alba…
Y con su paso convierte
a la noche oscura
en claridad de la mañana.
La vida se vierte;
como fruta madura
al tiempo se ofrece,
y el tiempo, y el alma
siguen la lucha
de siempre.
 
Cómpeta, 19-septiembre-2.004